Qué cosas sacan de quicio a Géminis

Es cosa sabida que los geminianos son personas complejas, contradictorias y nada sencillas de interpretar. La impaciencia y las ansias de libertad hacen que muchas veces salgan despavoridos ante los compromisos y los problemas. Pero a esto se suman ciertas situaciones puntuales que a Géminis le pondrán los pelos de punta y sacarán a relucir lo peor de él ¿Te interesa saber cuáles son? Te las enumeramos.

Actitudes y situaciones que sacarán de eje a Geminis

La espera: Un llamado, una cita, una confirmación de cualquier índole. A Géminis lo caracteriza la impaciencia y cualquier situación que implique esperar lo pondrá de pésimo humor y sacará a relucir su mal genio.

La monotonía: Géminis no tolera lo rutinario. Tener todo ordenado y pautado puede ser algo positivo para muchas personas, pero a Géminis, muy por el contrario, lo desequilibra y saca de eje. Lo suyo es la aventura, la improvisación constante, y detesta que lo controlen o le marquen el ritmo para hacer las cosas.

Ser el blanco de burlas: Si bien son personas sumamente bromistas, todo estará bien en la medida en que no sean ellos los destinatarios de las mismas. Si se sienten burlados o no tomados en serio, reaccionarán de la peor forma y tardarán muy poco en ofenderse.

La inercia: Todo lo que implique quietud, sencillamente desquicia a Géminis. Les cuesta horrores estar quietos.

Las reglas: Nacieron para hacer lo que les place y les resulta bastante dificultoso moverse dentro de ciertas estructuras. El protocolo no es lo de ellos: Lo suyo es pasarla bien, estar rodeados de amigos y divertirse como ellos bien saben.

La formalidad en cualquier plano: Para Géminis un trabajo en el cual deba lucir impecable todo el tiempo y ceñirse al cumplimiento de estrictos horarios será un suplicio. Necesitan ser libres y moverse con autonomía, tanto en el trabajo como en todos los ámbitos de su vida.

 Las exigencias: No saben lidiar con ellas, ni en el área laboral, ni en las relaciones de pareja. Esto deriva en inconstancia, básicamente porque nadie puede hacer todo el tiempo lo que le viene en gana, y les cuesta mucho comprenderlo.

Que les deleguen actividades ajenas: Hay personas que se sienten reconocidas cuando se les otorgan tareas extras o de mayor responsabilidad. No es el caso de Géminis, que lo tomará como un abuso y sólo está dispuesto, y a duras penas a cumplir con sus estrictas funciones.

La repetición: La comida, las salidas, las conversaciones: Todo se vuelve un tedio para Géminis si es una secuencia que se repite. Si quieres verlo contento, procura que cada día contenga nuevas experiencias, lugares, platos y emociones.

 

En resumidas cuentas, los nativos de Géminis no nacieron para ser controlados, no toleran las órdenes, ni la rutina, ni las bromas pesadas. Quieren vivir cada día intensamente, como si fuera el último y cualquier persona que trate de evitarlo o de coartar su libertad, se convertirá en alguien indeseable. Ya lo sabes: Géminis es un hueso duro de roer.

 

PUEDE INTERESARTE