ENAMÓRATE DE UNA GÉMINIS

No hay dudas de que todas las mujeres son encantadoras: son dulces, suaves, afectuosas y maravillosamente misteriosas. La belleza física o espiritual de una mujer, junto con su inteligencia y ternura son un arma letal, ellas pueden conseguir todo cuanto deseen y el mundo gira gracias a lo que de ellas viene.

Aunque todas las mujeres son encantadoras, cada una en su particularidad, las mujeres géminis son especialmente maravillosas, su carta natal las dota de características excepcionales que, sin duda, nos robará suspiros e ilusiones. Si quieres enamorarte, de verdad, géminis tiene todo para que lo logres.

Ganarse el corazón de una géminis, y su fidelidad absoluta, puede ser una tarea complicada: entre más jóvenes es más complejo. La curiosidad característica de su signo les impide tener ojos para una sola persona, les apasiona la inteligencia y el buen humor de los hombres y se sienten muy atraídas hacia ello. Aman los hombres de artes y letras, pero siempre se preguntarán sobre el sentido práctico de sus conocimientos. La dualidad las ataca constantemente.

Las mujeres de Mercurio son sumamente interesantes. El influjo permanente de los gemelos de su signo duplica todo en ellas, tendrán siempre el doble que decir, aprender, entender y reflexionar, lo que las convierte en seres de altísima conciencia personal y exterior. Escucharlas con atención representará ver el mundo en panorámico: abierto a toda posibilidad.

Comprometerte con una géminis implica amar a muchas mujeres en un solo cuerpo. Las geminianas tienen la característica de tener dentro de sí misma a muchas mujeres más, diferentes formas de ver el mundo, miradas, diferentes formas de tener sexo e incluso de amar.

En una mujer géminis encontrarás todos los roles posibles: protectora o frágil, autosuficiente y dependiente, tierna y fuerte. Las mujeres géminis bailan entre formas de ver la vida y enfrentarse a ella. Si logras entender que cambiar es parte de su naturaleza, amarás la posibilidad de amar a diferentes mujeres en el mismo cuerpo.

Una mercuriana no tendrá problema en tomar las riendas de la relación y conquistarte. Para ella, casi siempre chispeante de emociones y alegrías, no es un drama tener que dar el primer paso en una relación, pero eso sí, adora el romance. Puede ser sumamente dulce, femenina y encantadora en su rol de mujer, pero eso no implicará que deje de ser aguerrida y capaz de conseguir su propio sustento. Enamorarse de una géminis es amar la determinación.

Y la razón más importante por la que enamorarte de una géminis vale la pena: anhelan, siempre, y con todo su corazón estar profundamente enamoradas, sueñan (por lo general) con la maternidad y el amor eterno. Pueden mirar, gracias a ese brillo y apertura, perfección en todos los hombres que llegan a su vida. Encontrarás en ella una maravillosa compañera de aventuras que te seguirá sin miedo, su menta ávida de aprendizaje se nutrirá de cualquier experiencia que vivan juntos.

Las géminis: brillantes, auténticas, siempre buscando y encontrando. Joyas innatas que, posiblemente, jamás podrás olvidar.

 

PUEDE INTERESARTE